26

A parte de tener el rol tan importante de ser la mujer que le dió la vida a nuestra madre, la abuela materna transmite su energía a su hija y de ahí a la nieta. Se cree que este encadenamiento genético se da sólo a través de mujeres.

abuela materna

 

Respecto a los aspectos físicos, la nieta puede parecerse más a la abuela materna que a la propia madre o abuela paterna, esto se debe a que los rasgos genéticos se saltan una generación. 

Además de estos rasgos físicos, se pueden transmitir enfermedades hereditarias, algunos gestos o carácter. 

Otro dato curioso es que la forma en la que la abuela vivió y sintió el embarazo de su hija, queda marcado en cada célula de la nieta.

La genética del padre termina una vez realizada la fecundación, mientras que la genética de la madre sigue presente durante todo el proceso del embarazo. También hay que tener en cuenta que el ADN mitocondrial es una herencia materna.

Tras nacer recibimos un legado familiar del cual no somos conscientes aunque nuestro pensamiento, creencias y estilo de vida puede cambiar respecto al de generaciones pasadas.

Las abuelas también tienen autoridad sobre los nietos pero suelen ser esa parte de amor y cariño cuando están con ellos.

 

abuela materna

 

Dejando a un lado los rasgos y herencias de la abuela materna, también suele ser la que pasa más tiempo con los nietos. Es obvio que no siempre es la que está más al cuidado de ellos y que la abuela paterna también es fundamental en el desarrollo de los niños.

Todo dependerá de las circunstancias familiares, la distancia con los abuelos, etc.

Sin dejar de lado a nadie, tanto los abuelos como las abuelas son fundamentales y una pieza emocional muy importante en el desarrollo de sus nietos.

 

Conoce más información relevante pulsando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *